Nuestra Diaria Aproximación a la Excelencia

Hace algunos días hicimos una publicación en linkedin a propósito de que nuestra consultora cumple 10 años. Conversamos bastante sobre qué debíamos escribir, que fuera un fiel reflejo de lo que somos actualmente. Y las palabras que se nos repetían eran calidad, excelencia, ser los y las mejores. Si bien estos conceptos tienen un significado desde la Real Academia, nos cuestionamos positivamente el cómo hemos construido nuestra propia definición – como empresa – y las variables que nos han permitido autodescribirnos desde ese constructo.

Creemos firmemente que nuestro actuar se cimienta en un real, eficiente y motivante trabajo en equipo. Y no es sólo una linda frase, de aquellas que se repiten en cada libro publicado sobre liderazgo. Aprendimos a “ser equipo” con esfuerzo, desde comenzar a conocernos, a confiar, equivocarse, aprender, delegar y una y otra vez proponernos alcanzar metas y objetivos más exigentes… y sin duda, comunes a todo nuestro equipo.

Quisiera compartirles aquí, el que fuera uno de nuestros primeros objetivos comunes “hacer las cosas consistentemente por sobre las expectativas de nuestros clientes”… Psicólogas, consultores y coordinadores existen – existimos – por cientos y en mi opinión la mayoría procura hacer muy bien su trabajo.

Es cuando volvemos la mirada hacia atrás, cuando recién podemos dar cuenta de aquello que nos marca, aquí lo entendimos como la “materia prima” de un buen trabajo: nuestro equipo. No solo porque llevamos años desempeñándonos en torno a labores asociadas al Capital Humano, sino que también el conocimiento no se estanca en una jefatura, los procedimientos se construyen desde la experiencia, los feedback van y vienen en todas direcciones, y el aprendizaje es plural. Todos los días tenemos desafíos, y nuestros clientes no quieren sólo a un grupo de “expertas técnicas” sino también a alguien que aporte, que entregue eso que les hace sentir confianza, tanto en que lo que hacemos, como también en lo que decimos – aunque en oportunidades – pueda no agradarles.

¿Y qué de particular tiene nuestro equipo?… Somos un equipo flexible, en un amplio sentido de la palabra. Nuestras jornadas de trabajo son flexibles, cada una con focos paralelos a los distintos roles que como personas tenemos, sabemos que para muchas la celebración del día de la Madre – o del Padre – es tan o más importante como una reunión junto a algunos de nuestros clientes.

Por cierto entendemos la necesidad y responsabilidad que para con ellos tenemos y es sin duda por esto último que toda la flexibilidad antes citada, nos permite actuar un día como consultor, otro día como apoyo administrativo, o simplemente como la Líder del Equipo.

Todo fluye aquí, las prioridades estratégicas marcan los límites de nuestro actuar, siempre enmarcados en dar lo mejor de si. Dan Pink podría inspirarse en nuestro equipo… actuamos tal como el señala, en una clara armonía entre nuestra autonomía, nuestra maestría y nuestro propósito… un poco sin conocer de antemano el resultado, ese fue el camino que iniciamos y seguimos.

¿Cuál es nuestra definición de Excelencia? ¿cómo nos ocupamos dia a día de marcar la diferencia para entregar nuestros servicios?, ¿de ser los y las mejores?… pues queriendo serlo, buscando y revisando una y otra vez qué podemos desarrollar o mejorar. Fruto del proceso antes descrito, surge años atrás nuestra “encuesta de satisfacción” instancia en la que decidimos incorporar no solo a nuestros clientes – también – lo hicimos con las personas que a diario concurren a nuestras oficinas en calidad de candidatos. Ellos son quienes finalmente pueden evaluar nuestro funcionamiento, estilo y nivel de dedicación.

Es así como obtuvimos resultados muy alentadores. Durante el último año, de un universo de 685 personas que contestaron la encuesta – que se aplica en formato digital y de forma anónima – el 91% cataloga como “Excelente” el trato de la Psicóloga que le evaluó y en promedio nos evaluaron con nota 6.8 en una escala de 1 a 7.

Nuestros clientes en la última encuesta de “satisfacción”, como aspecto a destacar un 70% mencionó la “disposición y flexibilidad” (entendiendo esta variable como disponibilidad para atender consultas y prestar apoyo en situaciones especiales y de contingencia), mientras que el 88% nos evaluó como “excelente y bueno”, en lo que a la calidad de nuestro servicio respecta.

Si queremos marcar la diferencia como empresa – y como equipo – en el largo plazo, debemos asumir como propio, el desafío de adecuar nuestro actuar a las nuevas tendencias y necesidades que la industria establece, sin dejar de lado el ser capaces de conectar en nuestra labor diaria la “triada virtuosa”… nuestras competencias como organismo técnico, las necesidades organizacionales y la pasión que ponemos en lo que hacemos.